¿QUÉ ES LA DIABETES?

La diabetes es una enfermedad crónica que se origina porque el páncreas no sintetiza la cantidad de insulina que el cuerpo humano necesita, la elabora de una calidad inferior o no es capaz de utilizarla con eficacia.

La insulina es una hormona producida por el páncreas. Su principal función es el mantenimiento de los valores adecuados de glucosa en sangre. Permite que la glucosa entre en el organismo y sea transportada al interior de las células, en donde se transforma en energía para que funcionen los músculos y los tejidos. Además, ayuda a que las células almacenen la glucosa hasta que su utilización sea necesaria.

En las personas con diabetes hay un exceso de glucosa en sangre (hiperglucemia), ya que no se distribuye de la forma adecuada.

La glucosa elevada puede ser perjudicial para todo el organismo, pero principalmente para el corazón, el riñón y las arterias, por lo que las personas que tienen diabetes y no lo saben o no la tratan tienen más riesgo de problemas renales, infartos, pérdida de visión y amputaciones de miembros inferiores.

SÍNTOMAS DE LA DIABETES

Muchas personas ignoran que tienen Diabetes debido a que la enfermedad no siempre presenta síntomas o pasan desapercibidos ya que al principio aparentan ser inofensivos. Nuevos estudios de la Diabetes indican que la detección prematura de los síntomas y su tratamiento pueden disminuir la posibilidad de desarrollar complicaciones futuras.

Los síntomas más comunes de la Diabetes Tipo 2 son:

CONSTANTE NECESIDAD DE ORINAR:
Cuando la sangre está llena de azúcar, los riñones, que son los responsables de la circulación de nutrientes en el cuerpo y de la expulsión de sustancias de desecho, perciben que algo está mal y deciden eliminar el exceso de glucosa mediante la orina, lo cual acelera su producción, sobre todo cuando los niveles de azúcar rebasan los 180mg/dl.

SED INUSUAL:
A medida que la orina se elimina, se pierde agua en el cuerpo y como es un líquido vital, el cuerpo la pide y se manifiesta mediante la sed.

HAMBRE EXTREMA:
La glucosa es el alimento de las células y se produce gracias a lo que comemos. Con la Diabetes las células no reciben este alimento para realizar sus funciones y así el cerebro manda la sensación de apetito para poder compensar esa falta de combustible y de esta forma producir glucosa. Paradójicamente, esta energía no se recibe, formando así una cadena interminable.

PÉRDIDA INUSUAL DE PESO:
El cuerpo necesita energía para realizar todas sus actividades y al no obtenerla debido a la Diabetes, comienza a echar mano de la grasa que se tenga acumulada en el organismo. Lo malo de esta acción es que al “quemar” la grasa, se producen sustancias de desecho denominadas cetonas. No atender el hecho de que se están produciendo cetonas de una forma inmediata, puede descompensar a la persona y producirle una de las complicaciones más severas.

FATIGA E IRRITABILIDAD EXTREMA:
Como las células no pueden absorber la glucosa, están privadas de energía, lo cual lleva a experimentar cansancio físico y mental además de irritabilidad. Está probado que el cansancio mental puede dejar la cabeza aturdida y emocionalmente frágil, mientras que el cansancio físico lleva a debilidad en los músculos.

INFECCIONES RECURRENTES:
El exceso de glucosa en la sangre vuelve a las células del sistema inmune menos eficientes en el combate contra bacterias y virus que causan infecciones. El resultado puede ser enfermedades frecuentes en las vías respiratorias, vías urinarias, en las encías y en caso de las mujeres, pueden desarrollarse infecciones vaginales por hongos.

VISIÓN BORROSA:
El exceso de glucosa en la sangre puede dañar los ojos. El problema más común es la retinopatía diabética y es la causa más común de ceguera entre los adultos en México. La retina es un tejido sensible a la luz que se encuentra en la parte posterior del ojo y es necesaria para ver con claridad. La retinopatía diabética daña los pequeños vasos sanguíneos dentro de la retina.

CORTES O MORETONES QUE TARDAN EN SANAR:
El exceso de glucosa en la sangre puede dañar los ojos. El problema más común es la retinopatía diabética y es la causa más común de ceguera entre los adultos en México. La retina es un tejido sensible a la luz que se encuentra en la parte posterior del ojo y es necesaria para ver con claridad. La retinopatía diabética daña los pequeños vasos sanguíneos dentro de la retina.

HORMIGUEO O ENTUMECIMIENTO EN LAS MANOS O PIES:
E
l exceso de glucosa en sangre puede lesionar los nervios, condición que se manifiesta primero en las extremidades en forma de hormigueo o sensación quemante. El daño causado por la elevación de azúcar también puede afectar a los nervios del tracto digestivo provocando náuseas, diarrea o estreñimiento.

Si usted tiene uno o más de estos síntomas de diabetes, consulte con su médico de inmediato.

¿NO TIENE SÍNTOMAS?
Es posible que aún así tenga Diabetes. A menudo las personas con Diabetes Tipo 2 no tienen síntomas. Por eso es importante que se haga un examen para averiguar si corre el riesgo de tener Diabetes Tipo 2.


Si tienes Diabetes Tipo 2, AMAE® te protege

SÍNTOMAS DE LA DIABETES

Muchas personas ignoran que tienen Diabetes debido a que la enfermedad no siempre presenta síntomas o pasan desapercibidos ya que al principio aparentan ser inofensivos. Nuevos estudios de la Diabetes indican que la detección prematura de los síntomas y su tratamiento pueden disminuir la posibilidad de desarrollar complicaciones futuras.

Los síntomas más comunes de la Diabetes Tipo 2 son:

CONSTANTE NECESIDAD DE ORINAR:
Cuando la sangre está llena de azúcar, los riñones, que son los responsables de la circulación de nutrientes en el cuerpo y de la expulsión de sustancias de desecho, perciben que algo está mal y deciden eliminar el exceso de glucosa mediante la orina, lo cual acelera su producción, sobre todo cuando los niveles de azúcar rebasan los 180mg/dl.

SED INUSUAL:
A medida que la orina se elimina, se pierde agua en el cuerpo y como es un líquido vital, el cuerpo la pide y se manifiesta mediante la sed.

HAMBRE EXTREMA:
La glucosa es el alimento de las células y se produce gracias a lo que comemos. Con la Diabetes las células no reciben este alimento para realizar sus funciones y así el cerebro manda la sensación de apetito para poder compensar esa falta de combustible y de esta forma producir glucosa. Paradójicamente, esta energía no se recibe, formando así una cadena interminable.

PÉRDIDA INUSUAL DE PESO:
El cuerpo necesita energía para realizar todas sus actividades y al no obtenerla debido a la Diabetes, comienza a echar mano de la grasa que se tenga acumulada en el organismo. Lo malo de esta acción es que al “quemar” la grasa, se producen sustancias de desecho denominadas cetonas. No atender el hecho de que se están produciendo cetonas de una forma inmediata, puede descompensar a la persona y producirle una de las complicaciones más severas.

FATIGA E IRRITABILIDAD EXTREMA:
Como las células no pueden absorber la glucosa, están privadas de energía, lo cual lleva a experimentar cansancio físico y mental además de irritabilidad. Está probado que el cansancio mental puede dejar la cabeza aturdida y emocionalmente frágil, mientras que el cansancio físico lleva a debilidad en los músculos.

INFECCIONES RECURRENTES:
El exceso de glucosa en la sangre vuelve a las células del sistema inmune menos eficientes en el combate contra bacterias y virus que causan infecciones. El resultado puede ser enfermedades frecuentes en las vías respiratorias, vías urinarias, en las encías y en caso de las mujeres, pueden desarrollarse infecciones vaginales por hongos.

VISIÓN BORROSA:
El exceso de glucosa en la sangre puede dañar los ojos. El problema más común es la retinopatía diabética y es la causa más común de ceguera entre los adultos en México. La retina es un tejido sensible a la luz que se encuentra en la parte posterior del ojo y es necesaria para ver con claridad. La retinopatía diabética daña los pequeños vasos sanguíneos dentro de la retina.

CORTES O MORETONES QUE TARDAN EN SANAR:
El exceso de glucosa en la sangre puede dañar los ojos. El problema más común es la retinopatía diabética y es la causa más común de ceguera entre los adultos en México. La retina es un tejido sensible a la luz que se encuentra en la parte posterior del ojo y es necesaria para ver con claridad. La retinopatía diabética daña los pequeños vasos sanguíneos dentro de la retina.

HORMIGUEO O ENTUMECIMIENTO EN LAS MANOS O PIES:
E
l exceso de glucosa en sangre puede lesionar los nervios, condición que se manifiesta primero en las extremidades en forma de hormigueo o sensación quemante. El daño causado por la elevación de azúcar también puede afectar a los nervios del tracto digestivo provocando náuseas, diarrea o estreñimiento.

Si usted tiene uno o más de estos síntomas de diabetes, consulte con su médico de inmediato.

¿NO TIENE SÍNTOMAS?
Es posible que aún así tenga Diabetes. A menudo las personas con Diabetes Tipo 2 no tienen síntomas. Por eso es importante que se haga un examen para averiguar si corre el riesgo de tener Diabetes Tipo 2.


Si tienes Diabetes Tipo 2, AMAE® te protege desde $149 pesos mensuales*

¿AÚN TIENES PREGUNTAS?

Contáctanos en cualquiera de nuestros canales y con gusto te atenderemos.

Mándanos un mensaje
+52 (55) 1234 5678

En un horario de 9:00 a 17:00 hrs.
de lunes a domingo.

Llámanos al
01 (800) 1234 5678

En un horario de 9:00 a 17:00 hrs.
de lunes a domingo.

Escríbenos a
contacto@amae.mx

Escríbenos y uno de nuestros asesores se pondrá en contacto contigo.

Av. Patriotismo # 266 Col. San Pedro de los Pinos, C.P. 03800 CDMX
AMAE® 2019. Todos los derechos reservados.